martes, 9 de octubre de 2007

La cazadora de astros

Ayer, paseando por una librería, descubrí la última novela de Zoe Valdés, La cazadora de astros. Sin saber muy bien por qué el título me atrajo, me resultaba sugerente y a la vez familiar. Y a pesar de que leí el argumento no caí en la cuenta, hasta hoy mismo, de que es el mismo título de una de las pinturas de Remedios Varo, pintora a la que Valdés homenajea en este libro.
Descubrí a Remedios Varo a través de la Agenda de las Mujeres de no se qué año (¿1992, 1995?) y me conquistó por completo. Sus pinturas son puertas a mundos imaginarios y femeninos, alambiques repletos de alquimia fantástica, sueños nebulosos e ingrávidos en los que perderse. Con razón perteneció a un grupo denominado Lógicofobista (opuestos a la lógica) y formado entre otros por André Breton. Remedios Varo nació en España, a pesar de que resulta ser una gran desconocida en su país natal (o al menos esa es la impresión que yo tengo). Residió durante cierto tiempo en París y, desde el 1941 hasta su muerte en 1963, en México, donde sin duda (y si no me equivoco) es mucho más conocida y reconocida. En 1924 se convirtió en una de las primeras mujeres estudiantes en España al ingresar en la Academia de San Fernando de Madrid.

La novela de Zoe Valdés narra el encuentro entre una poetisa y Remedios Varo. Aún no la he leído y de momento no podré hacerlo. Así que si alguien tiene alguna opinión al respecto está invitad@ a compartirla.
Título: La cazadora de astros
Autora: Zoe Valdés
Editorial: Plaza & Janés
ISBN:9788401336423

3 comentarios:

camelia sin blog dijo...

Qué bien que des a conocer pintura surrealista contemporánea, porque generalmente faltan recursos para su difusión; por ejemplo, de esta pintora conocía la obra pero de forma anónima!
De Zoe Valdés leía su columna cuando era pequeña, hace un par de años me leí una de sus novelas. Recuerdo algo de un melocotón; y tomo nota de tu reseña crítica.
Saludos

Anónimo dijo...

Estoy convencido de que los creadores de la "Agenda de las mujeres" no se pueden hacer una idea de lo que ha llegado a influir en tanta gente una "simple" agenda.

Diana dijo...

Pues resultaron ser creadorAs...